Nos despierta intriga y desconfianza en dosis iguales, pero ya no la podemos ignorar. La inteligencia artificial (IA) está entre nosotros y promete ser parte del rediseño de todos los negocios que conocemos.

La IA va a ser como la nueva electricidad”, afirmó Javier Zamora, profesor titular del departamento de Sistemas de Información de IESE Business School de España, en una charla reciente que brindó en el IAE. “Es una tecnología de propósito general, es decir, tiene la capacidad de cambiar radicalmente la industria. Permite hacer cosas que antes no eran posibles”, resaltó.

Más que una amenaza, desde el sector de la comunicación deberíamos verla como una aliada. ¿Qué podría hacer por nosotros?

“Tenemos la oportunidad de definirla”

“La IA no tiene que definirnos o reemplazarnos: tenemos la oportunidad de definirla en el contexto de las comunicaciones corporativas internas y externas”, afirma Anthony Petrucci, Senior Director de Corporate Communications & Public Affairs en HID Global, empresa de tecnología, en la revista Forbes.

El experto enumera algunos aspectos en los que podría ayudarnos:

• Hacer análisis inmediatos de información y tendencias.

• Producir mejores métricas para el trabajo diario.

• Realizar comunicaciones ultratargetizadas.

• Entrenar en escala a nuevos profesionales en las mejores prácticas.

• Responder rápidamente ante una crisis comunicacional, siguiendo parámetros establecidos y sin el tamiz de las emociones humanas.

“La IA nos abre espacio para la creatividad”

Los robots aún deben contentarse con realizar trabajos 3D: dumb (tontos), dirty (sucios) y dangerous (peligrosos), pero no por mucho tiempo, afirma Clarissa Haller, jefa de Comunicaciones Corporativas de Siemens, en un artículo para LinkedIn.

Haller menciona un estudio reciente de McKinsey según el cual, para 2030, 375 millones de personas tendrán que aprender una nueva profesión. Esto se traduce en 1 de cada 3 empleados.

“Si usamos la IA sabiamente, puede abrir posibilidades excitantes. Al liberarnos de tareas simples y estandarizadas, nos da lugar para la creatividad y las tareas realmente importantes”, explica.

En Siemens, cuenta Haller, están usando IA para optimizar la base de datos de fotos y videos de la compañía, tarea que antes insumía muchas horas humanas para clasificar los contenidos y asignarles el copyright.

También están utilizando algoritmos para dirigirse a distintos grupos de manera más efectiva y con contenido personalizado.

“Coffee Mug es nuestra fuente de noticias personalizadas para acercarles a los empleados información a su medida y datos que necesiten para su trabajo cotidiano. Para esto, con IA se filtran grandes cantidades de contenido de diversas plataformas de Siemens, para encontrar los recursos exactos que son relevantes para cada individuo. En el proceso se considera, por ejemplo, los hábitos y preferencias de lectura de los empleados”, señala Haller.

Todo parece indicar que la inteligencia artificial, más que obstaculizar nuestra tarea de comunicar, enriquecerá nuestras conversaciones internas y externas. ¿Qué opinas?

cerrar