Causas y estrategias para resolver la desmotivación laboral

“La motivación del empleado es clave para una empresa exitosa”. Esta frase debería ser el lema de todas las compañías, pues los beneficios de mantener a tu equipo enfocado y entusiasmado en sus tareas, son muchísimos.

Además, la desmotivación es contagiosa. Una manzana podrida puede hacer que el resto de las frutas de la canasta se echen a perder y ningún gerente quiere esto.

Por lo tanto, es necesario abordar la desmotivación de manera efectiva. ¿Cómo? Analizamos cuatro de las causas más comunes y las estrategias para resolverlas.

  1. Desigualdad salarial

Por más que le pagues a tus empleados por encima del valor del mercado, seguirán desmotivados si las estructuras de pago son injustas. Por ejemplo: si Patricia y Germán realizan tareas similares, sus salarios deberían ser parejos. Y, como empresa, deberían poder especificar con claridad a qué se deben las sutiles diferencias de pago, si las hubiera.

¿Cómo abordar el tema? Primero, evitando las desigualdades basadas en criterios subjetivos. Segundo, haciendo auditorías de pagos regularmente.

Además, cada vez que se contrata o promueve a una persona, es vital revisar los salarios del sector y de puestos similares, para asegurarse de que el valor ofrecido sea justo y equitativo.

  1. Hay un acosador/intimidador en el staff de trabajo

El bullying no es solo un asunto de niños. Está en todos lados y también en la oficina. Y, obviamente, es una de las causas principales de desmotivación laboral.

¿Cómo abordar el tema? Aplicando una política de tolerancia cero al bullying, intimidación, manipulación y maltrato en la empresa, sin importar de dónde provenga (ya sea el CEO o el personal de limpieza).

 

  1. Reina la desorganización laboral

Nadie sabe bien qué debe hacer (y qué no), se les asignan las mismas tareas a varios empleados, no se conoce con claridad a quién debe reportar cada sector… Hay muchas más situaciones que generan caos y desorganización en la oficina.

¿Cómo abordar el tema? La desorganización es un tema súper complicado porque tiene un número infinito de causas subyacentes. Sin embargo, es clave detectarla como un problema y trabajar para solucionarlo. En este caso, es importante consultar a las personas involucradas, para interiorizarse y, además, seguramente ellas puedan aportar soluciones eficientes.

  1. No hay flexibilidad

Si llegas cinco minutos más tarde, te descuentan la hora del almuerzo. Nada de trabajar desde casa, ni comer en el escritorio. Cuando todo es un NO, es altamente probable que tu equipo esté desmotivado.

 

¿Cómo abordar el tema? Hoy la flexibilidad es uno de los atributos más valorados en el mercado laboral. Y si como empresa no te adaptas al cambio, acabarás perdiendo a los mejores empleados. Por lo tanto, es aconsejable implementar políticas más laxas, como permitir días de home-office, dejar que los empleados escuchen música mientras trabajan y otro tipo de ‘permisos’ que mantendrán a tu team entusiasmado.

¿Qué otras causas de desmotivación laboral conoces?

cerrar
cerrar