Ganar más debería llevarnos a trabajar mejor y a estar más satisfechos… ¿o no? La ciencia refuta esta creencia común y demuestra que el vínculo entre remuneración, motivación y resultados es mucho más complejo de lo que parece.

Un metanálisis de más de 120 años de investigación encontró que casi no hay relación entre la felicidad en el trabajo y el salario.

De hecho, según otros estudios recopilados por una nota del Foro Económico Mundial, aunque decidiéramos cuánto ganar cada mes, probablemente no disfrutaríamos más de la tarea.

¿El mensaje para los empleadores? No se puede comprar la felicidad y el compromiso laboral. Y esto vale para distintas culturas, no solo para la latina. Entonces, ¿cómo marcar una diferencia en el lugar de trabajo?

Motivaciones intrínsecas más que extrínsecas

La solución para este problema (y para tantos otros de la vida en general) no viene de afuera. La teoría indica que nos sentimos más motivados por recompensas internas. Algunas sugerencias para los empleadores son:

1. Recuperar la comunicación cara a cara. No todo tiene que conversarse por email. Está cada vez más de moda “abrir las puertas” de las oficinas y animar a los empleados a deambular y dialogar.

2. Dar un voto de confianza. Nada más motivador que sentir que confían en uno para tomar decisiones importantes. Delegar proyectos y responsabilidades es una forma de empoderar.

3. Comunicar sin dejar a nadie afuera. Todos queremos sentirnos incluidos en las noticias que puedan tener un impacto en nuestra labor: cambios de deadlines, feedback de los clientes, oportunidades de capacitación, cambios en la estructura empresarial y otros.

4. Brindar oportunidades de crecimiento personal y profesional. Darles a los empleados herramientas para desarrollar sus habilidades.

5. Reconocer los logros. Esto no equivale solo a dar recompensas económicas. Obviamente que estas son bien recibidas, pero los empleados también aprecian un mail o un mensaje de agradecimiento, una oportunidad de desarrollo, un día libre, entre otros.

6. Escuchar y atender las quejas. Aun cuando el problema no pueda resolverse, el hecho de darle relevancia y no dejarlo pasar es fundamental para mantener alta la motivación.
¿De qué otras formas crees que se puede aumentar la satisfacción laboral y el engagement?

cerrar
cerrar