“Gamification” significa, sencillamente, convertir lo que tenemos que hacer en una actividad divertida. ¿Cómo? Transformando nuestros pendientes en un juego.

Esta tendencia está expandiéndose como fuego en los negocios y abarcando diferentes áreas, entre ellas la comunicación interna. Porque si algo tenemos en claro, es que, cuando un mensaje es atractivo e invita a la interacción, resulta mucho más memorable.

Entonces, usando elementos tomados de los juegos, como los puntajes, la competencia o los premios, podemos volver más efectiva la comunicación de nuestra empresa.

Usa “gamification” en tu CI:

Para adoptar nueva tecnología

Si necesitas que tus empleados usen nuevas aplicaciones o programas, introducir “gamification” puede ser una forma poderosa de motivarlos.

Como sabes, estas cosas se aprenden mejor con las manos en la masa, o sea, usando las apps. Por eso, si los incentivas a explorarlas con un toque de creatividad, puedes ayudarlos a dominarlas más rápido.

Buenos ejemplos podrían ser introducir una búsqueda del tesoro en una nueva intranet de la compañía, o una “carrera” para ver quién puede resolver un problema más rápido usando los nuevos recursos.

Intenta que las actividades propuestas se alineen a sus tareas de cada día. Así, no solo aprenderán a usar la nueva herramienta, sino que también observarán cómo pueden servirse de ella para hacer su trabajo. Y no te olvides de dar premios.

– Para “disfrazar” comunicaciones aburridas

Muchas veces los mensajes más cruciales son los menos interesantes, o los más difíciles de transmitir. Por eso, aunque es esencial que todos los empleados sepan qué hacer ante una emergencia de seguridad, por ejemplo, o cómo reportar un incidente, puede no ser fácil transmitir esta información.

¿Qué hacer? Usa herramientas de “gamification” para volver estos mensajes más atractivos. Disfraza a tu staff de bomberos para que recuerden dónde están las salidas de emergencia y qué hacer en caso de incendio, o contrata actores para que representen situaciones de discriminación e incentiva a tu staff a reportarlas.

– Para dar un giro positivo a una situación incómoda

¿Necesitas que tus empleados cambien de escritorios? Basa tus comunicaciones en “El juego de las sillas”. ¿Han bajado su rendimiento? ¡Motívalos a competir!

Lo genial de los juegos es que suelen ser muy bien recibidos, porque cortan la rutina, resultan entretenidos y fomentan las relaciones con otros. Entonces, si lo que tienes que comunicar no es algo súper grato, puedes aprovechar esto a tu beneficio.

Como ves, “gamification” puede servirte para mejorar el engagement, y hacer que tus mensajes sean claros y memorables.

cerrar
cerrar