La revista como motor de cambio. Florencia Borrilli destaca el valor de las revistas de Comunicación Interna

Muchas veces se dijo que el formato en papel desaparecería con el tiempo a causa de la preponderancia de los medios digitales; pero el tiempo pasa y esta visión pro apocalíptica parece no cumplirse en absoluto.

Las revistas de comunicación interna siguen teniendo una utilidad amplia y diversa, razón que explica por qué tantas organizaciones le dan un lugar en su agenda. Ante todo, son herramientas de fidelización y de integración que vehiculizan todo lo que pasa internamente, pero también son medios de información, de actualización; y hasta incluso sirven como archivo histórico para recurrir a ellas una y otra vez.

Por mi experiencia como editora de revistas, un rol cada vez más protagonista dentro de mis actividades diarias, me atrevo a decir que las organizaciones actuales generan un gran caudal de contenidos que exige ser comunicado de alguna manera, y la revista – en este sentido – suele ser muy conveniente. Más aún cuando se encuentran formas auténticas para hablar a través de ella. Tal es el caso de Banco Hipotecario, que ya hace más de dos años lleva adelante la edición -ahora bimestral- de Mundo Búho, una revista creada por los corresponsales (redactores y fotógrafos), en conjunto con el departamento de CCII del banco y Grupo Oxean. Tomo este caso particular a modo de ejemplo, ya que en esta organización la revista marcó un antes y un después, superando toda expectativa previa a su puesta en marcha.

En organizaciones multinacionales en las que los empleados suman una cifra elevada, y en aquellas en las que éstos se encuentran muy esparcidos geográficamente, las revistas también funcionan como un medio integrador a través del cual pueden conocerse, intercambiar experiencias y generar futuros proyectos. Y así como estos motivos, hay muchos otros asociados a la razón de ser de las revistas de comunicación interna.

De nada sirve gestionar campañas, acciones de marketing, eventos y actividades de toda índole, si los resultados de estas piezas no encuentran un espacio donde anclarse y desde donde disparar, de manera cross, hacia todos los integrantes de la empresa. En este aspecto, la revista es un canal muy efectivo que garantiza – mínimamente – que las comunicaciones lleguen a destino. De allí en más, los efectos pueden reproducirse, dependiendo de la energía destinada en generar los contenidos, de la creatividad, de lo conceptual y del relato que se vaya gestando en sus páginas. Es muy poco probable que resulte una mala inversión o una pérdida de tiempo, porque es un formato que siempre nos termina seduciendo. Por eso es importante que al encarar una revista, la organización sepa con claridad para qué la va a implementar y cuánto tiempo y recursos invertirá en su producción. Afirmar esto parece una obviedad, pero no lo es. Y por lo general, cuando una revista fracasa es porque no fue concebida con un objetivo claro dentro de la organización, por lo cual termina siendo un cúmulo de notas inconexas y repetitivas, y muy pronto los empleados acaban perdiendo el interés en leerla.

Nunca debemos olvidar que, en definitiva, una revista es una gran oportunidad para “decir”, para “destacar”, para “priorizar” y para “enfatizar” aquello que no puede pasar desapercibido en una organización.
De nosotros depende no echarla a perder.

 

Florencia Borrilli
Editora y productora de contenidos en Grupo Oxean

 

 

One Thought on “La revista como motor de cambio. Florencia Borrilli destaca el valor de las revistas de Comunicación Interna

  1. avatar Cecilia on 29 julio, 2015 at 10:21 pm said:

    Una genia Flor!! Junto a todo el equipo de Oxean!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Post Navigation