Cada vez incorporamos más terminologías de lengua anglosajona, sobre todo en áreas específicas, como por ejemplo, en el mundo de las empresas. Ya no nos resulta nada raro escuchar decir a alguien algo como: “Junto con X empresa construimos un networking con el fin de…”. Y uno muchas veces termina entendiendo los conceptos gracias al contexto que los acompaña. Pero no te quedes más con la duda, hoy te vamos a explicar lisa y llanamente en qué consiste el famoso networking.

Es muy fácil darse cuenta de donde proviene este término. Del inglés. Y si hacemos la traducción literal, sería algo así como red (net) de trabajo (working). Por lo que la podríamos definir como una actividad socioeconómica en la que profesionales de distintas áreas se reúnen para formar relaciones empresariales, crear y desarrollar oportunidades de negocio, además de compartir información, y en algunos casos, buscar clientes potenciales.

Incluso, existen organizaciones que promueven esta actividad mediante eventos, que le permiten a los participantes establecer nuevas relaciones profesionales. De hecho, muchos aseguran que el networking es un gran método para encontrar oportunidades de negocio. Los contactos pueden ser a nivel local, regional e internacional, mediante encuentro presenciales (el famoso face to face) o hasta virtuales, que hacen más fácil el contacto sobre todo internacional.

Tipos de networking

Este tipo de actividad puede ser para generar contactos de tipo personal, fuera de lo laboral para simplemente crear relaciones sociales. Puede ser estratégico en el que sí se involucra el carácter profesional para potenciar el crecimiento y las relaciones de las empresas. U operacional dentro de una empresa, donde los colaboradores comparten información o conocimientos con un fin de resolver conflictos, desarrollar de proyectos y más.